Desacato.

Sé que me miran con el morbo de saber que escondo bajo estas telas negras. No los culpo, yo también he pecado; he pecado de querer defender lo indefendible con los casos absurdos que se me atraviesan como defensora pública; hasta podría escribir un tocho de proporciones bíblicas detallándolos. El cliente de turno es una pobre alma enajenada de la realidad, está convencido de ser el espectro de Robin Hood, enfrenta de tres a cinco años por intento de robo a un diputado, o como él dice, por tratar de impedir una futura malversación de fondos del tesoro público. Hoy fue la primera audiencia; las cosas no pintan bien, el juez me dijo que si volvía a la sala con mi hábito de monja en vez de la toga reglamentaria me pondría una multa por desacato. Creo que estar casada con Dios no es asunto de esta jurisdicción.

Anuncios

Un comentario en “Desacato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s